Telemática

23. mar. 2021 | By Tim Ruhoff

La palabra "telemática" es la fusión de las telecomunicaciones y la tecnología de la información. En el sector de la automoción, se utiliza para recoger y evaluar datos sobre el vehículo. Estos datos se utilizan para optimizar los procesos. El uso de la telemática en los vehículos es posible tanto en los camiones como en los coches.

Gestión de flotas: gestionar su flota puede ser así de fácil

Gestionar una flota de vehículos que están constantemente en la carretera es un gran reto para cualquiera que sea el responsable. A esto hay que añadir los requisitos administrativos, como llevar un libro de registro o gestionar las reservas de coches compartidos. Para hacer un seguimiento de todas estas cuestiones, la telemática del vehículo puede ser un gran apoyo. La variedad de sus posibilidades de aplicación crece constantemente. A continuación se presenta el tema de la telemática y sus numerosas posibles aplicaciones.

¿Cómo funciona la telemática?

La telemática funciona mediante dispositivos técnicos que pueden enviar, recibir y almacenar datos. Además, puede utilizarse para controlar objetos a distancia. Este principio se utiliza, por ejemplo, en los sistemas de navegación. La tecnología del Sistema de Posicionamiento Global (GPS) permite determinar la ubicación actual y comunicarse con los vehículos. Por los medios de comunicación se conoce la caja negra, que se evalúa tras los accidentes aéreos. Estos grabadores de datos de vuelo registran parámetros importantes, como la altitud o la velocidad de vuelo, que pueden proporcionar información sobre la causa del accidente.

Posibles aplicaciones en el sector automotriz

La telemática no sólo se utiliza en el tráfico aéreo, sino que también es interesante para el tráfico de vehículos en la carretera. Al igual que en el caso de los aviones, se pueden recoger datos sobre el estilo de conducción, la velocidad o el tiempo de conducción y evaluarlos posteriormente. Un sistema telemático consta de un transmisor a bordo, la llamada "caja telemática", que suele ser un módulo GPS. Además, se necesita una interfaz de datos para conectar la caja al vehículo. Esto puede hacerse a través del encendedor de cigarrillos o de un OBD-plug. La interfaz DAB es un sistema integrado de diagnóstico del vehículo con el que se supervisan los sistemas electrónicos, y se controlan los sistemas relevantes para las emisiones. Además, se requiere un sistema local como tercer componente, al que se transmiten los datos.

Uso de la telemática de flotas en la explotación de vehículos comerciales

En las operaciones de vehículos comerciales, la telemática de flotas se utiliza en el ámbito de la gestión de flotas. Los sistemas telemáticos para flotas pueden utilizarse para recoger información sobre el vehículo, como su ubicación. Mediante el seguimiento por GPS y otros medios de comunicación inalámbricos, se puede transmitir información desde los sistemas informáticos. Esta información puede utilizarse para la gestión de flotas, la navegación GPS, el diagnóstico remoto o la asistencia en carretera, entre otras cosas.

El software de gestión de flotas obtiene sus datos de la caja telemática, que está conectada al coche a través de un OBD-plug. Si el coche no tiene una interfaz DAB, también hay cajas que se instalan a través de la batería. El funcionamiento es el mismo en ambos casos. Los datos del vehículo, como el kilometraje o el historial de rutas, se transmiten al software de la flota y se pueden seguir procesando con él. En función del tipo de software de flotas utilizado, se pueden localizar los vehículos, crear documentación de rutas o realizar análisis de costos. Los operadores de flotas también pueden utilizar el software de flotas para gestionar los datos maestros o las reservas de vehículos. Con la ayuda de la telemática, los datos recogidos también pueden utilizarse para evitar los recorridos en vacío y los tiempos de inactividad, o para evitar la violación de los tiempos de conducción y descanso. Como se puede contactar con los conductores en cualquier momento, se pueden realizar directamente cambios en los planes y rutas para garantizar un uso eficiente de los vehículos.

Además, la ubicación actual de los vehículos puede determinarse mediante GPS. De este modo, es posible cumplir los plazos de entrega a los clientes o informarles a tiempo de los retrasos en las entregas. Esto aumenta la satisfacción del cliente.

El seguimiento de vehículos no sólo es interesante para la planificación del despliegue, sino también como protección contra robos. En caso de que se produzcan desviaciones de la ruta prevista, la empresa es informada convenientemente y puede reaccionar.

Uso de la telemática en los vehículos de una empresa

Los datos de la telemática de los vehículos no sólo son interesantes para la gestión de flotas. Especialmente para el ámbito del uso del coche de una empresa y la fiscalidad asociada al mismo, puede ser un buen apoyo. Los empleados que utilizan su coche de la empresa tanto para fines profesionales como privados, pueden elegir la opción fiscal de pagar impuestos sólo por los viajes privados. Para ello, es necesario llevar un libro de registro para poder reclamar la reducción de impuestos a la Agencia Tributaria. Un cuaderno de bitácora llevado manualmente es inseguro, ya que el propietario del coche de la empresa también puede olvidarse involuntariamente de anotar los trayectos. Por lo tanto, la variante electrónica ofrece un enorme alivio. Su uso es una buena opción tanto para usuarios particulares como para flotas.

Utilización de un programa informático de registro de conductores

Si se va a llevar un cuaderno de bitácora de forma electrónica, también es necesario instalar una caja telemática en el vehículo. Los datos necesarios pueden recogerse mediante la tecnología GPS en combinación con una tarjeta chip. Al conectar el encendido, la hora, la fecha, el kilometraje y los datos geográficos se almacenan en este chip a través del GPS desde el inicio del viaje. En el caso de un viaje privado, sólo se registran los kilómetros recorridos y la fecha. Cuando el vehículo está aparcado, la grabación termina automáticamente. La tarjeta chip puede leerse en un lector de tarjetas y los datos pueden transferirse a un programa informático de registro de conductores. Para clasificar los viajes relacionados con la empresa y los privados, se realiza una categorización. Antes del viaje, el conductor debe activar en la casilla que este viaje con el coche de empresa es un viaje privado. Si el conductor no realiza este ajuste, el viaje se guarda automáticamente como un viaje de la empresa. A pesar de todas las ventajas del diario de conducción automático, es difícil realizar cambios posteriores. Los cambios también conllevan el riesgo de que, en el peor de los casos, la Agencia Tributaria no reconozca el libro de registro del conductor. Por lo tanto, es necesario tener mucho cuidado cuando se utiliza un programa informático de registro de conductores. También hay que tener cuidado al almacenar los datos. Si los datos del vehículo no se leen con regularidad, o se pierde la tarjeta chip, la Agencia Tributaria también puede causar problemas y no reconocer el libro de registro del conductor. De acuerdo con los principios para la correcta custodia y almacenamiento de los registros en formato electrónico, los datos deben almacenarse hasta diez años y deben ser recuperables por la oficina de impuestos.

Para todos aquellos que no quieran instalar una caja en su vehículo, también existe una alternativa. Mediante un conector DAB y una aplicación en el smartphone o una versión web, también se pueden recoger y transferir al software los datos para el diario a bordo. La ventaja es que no hay costos de instalación cuando se utiliza un OBD-plug, sino que la propia caja puede instalarse en el coche.

Software de Car Sharing para empresas

Lo contrario de un coche de una empresa, es el Car Sharing Corporativo. El Car Sharing Corporativo proporciona vehículos de la empresa que no están asignados permanentemente a un empleado. No hay que subestimar el esfuerzo administrativo que supone este tipo de vehículos mancomunados. Desde las reservas hasta la comprobación del permiso de conducir y la expedición del vehículo, el proceso puede volverse rápidamente complejo. El software de Car Sharing Corporativo puede ahorrar a la empresa tiempo y dinero en este caso. A través del software de Car Sharing Corporativo, no sólo es posible reservar vehículos. También incluye otras funciones útiles, como los sistemas de cierre de llaves o la creación de informes. De este modo, el número de vehículos de la flota puede ajustarse para garantizar una utilización óptima. Al mismo tiempo, los informes permiten controlar los costos y asignarlos a los centros de costos. Dado que el sistema está siempre activo, el software de Car Sharing Corporativo ofrece la posibilidad de realizar reservas a corto plazo, o de volver a reservar si el vehículo prestado no se devuelve a tiempo.

El futuro de la telemática

Hasta ahora, la telemática se utiliza para el GPS, las redes de datos móviles o el Wi-Fi. En el futuro, se desarrollarán otras tecnologías para mejorar la comunicación entre el vehículo y el usuario. La gama de servicios a bordo del vehículo crece constantemente. A través de redes inalámbricas rápidas, ahora también es posible que el usuario realice él mismo las actualizaciones del firmware de los vehículos en lugar de tener que acudir al taller.

Especialmente para las empresas, el uso de la telemática en los vehículos puede convertirse en una verdadera ventaja competitiva. Mediante los sistemas telemáticos se pueden examinar y optimizar los procesos de la empresa. Por ejemplo, un transportista puede analizar el tiempo que los camiones pasan al ralentí. Como medida, se pueden optimizar las rutas para ahorrar tiempo y combustible.

El tema cobrará mayor importancia en el futuro, ya que las ventajas de la digitalización y el control de los datos superan a los inconvenientes.